Hola, soy Piedad Córdoba. Probablemente ya me conoces y probablemente también sepas que me postulo como candidata a la Presidencia de Colombia en las elecciones de mayo de 2018. Pero quiero contarte un poco más acerca de mí. Quién soy, de dónde vengo, por qué me dedico a la política, por qué quiero cambiar las cosas, por qué me atrevo a pedir tu apoyo…

Nací en Antioquia, hija de un matrimonio mixto. Mi papá, Zabulón, negro. Mi mamá, Lía Esneda, blanca. Era algo muy inusual en aquella época y se tuvieron que enfrentar a no pocas incomprensiones y prejuicios. Creo que heredé de ellos la capacidad de resistencia a las injusticias y la determinación para sostener aquello en lo que se cree con independencia de los obstáculos.

También heredé de ambos, docentes, el gusto por el estudio y la formación, una sed de conocimiento que aún me acompaña y una enorme voracidad lectora. Y, sobre todo, me legaron un profundo amor por Colombia, por sus gentes y sus paisajes; sus costumbres, su diversidad y su cultura… Sí, amo a Colombia. Soy colombiana por los cuatro costados. Vivo, pienso, siento, río, lloro, bailo y canto como colombiana.

Siempre concebí la política como un instrumento de transformación social en beneficio de las grandes mayorías y no como un mecanismo de enriquecimiento de unos pocos. Con esa convicción ejercí todos los cargos que ocupé, desde aquella concejalía en Medellín en 1984 hasta los cinco curules consecutivos que gané en el Senado.

La Paz fue siempre mi gran objetivo y a él me consagré con todas mis fuerzas. Pero para Colombia la Paz no es un final sino un principio. Ahora tenemos la oportunidad de construir un país para todos y todas y no sólo para unos pocos. Un país más justo y equitativo. Es el momento. Y yo quiero ayudar a ese cambio. Por eso me presento a las elecciones presidenciales. Por eso te pido tu apoyo. Juntos lo conseguiremos. Juntos por Colombia.